Categorías
Relatos

Los 2 años de espera

Después de haber vivido semejante encuentro con esta entidad muchas cosas en mi vida cambiaron, para esa fecha estaba convencido de haber tenido un encuentro cercano con un ser extraterrestre y no entendía muy bien lo que me pasaba.

Las cosas empezaron a ir mal, el trabajo, el amor, todo parecía tener una marcada tendencia a irse al carajo. Sentía una especie de angustia que no sabia de donde venia, hasta que me diagnosticaron un cuadro depresivo, esto duró aproximadamente 6 o 7 meses según mis cálculos. Los medicamentos me tranquilizaron y comencé a ver de nuevo la luz. Así fue que renuncié a mi trabajo y con nuevas fuerzas me lancé a la aventura de encontrar uno nuevo, que por cierto conservo hasta el día de hoy.

Mi vida transcurrió de manera «normal» durante aproximadamente 1 año. Comencé a leer y a buscar información sobre ovnis tratando de encontrar las respuestas que mi mente necesitaba. Aprendí mucho y ahora se que nada fue casualidad, ese conocimiento me sirvió para realizar una serie de entrevistas a ese ser que en ese entonces pensaba era un alienígena. Lo reconozco, leía hasta altas horas de la noche pero una extraña fuerza impedía que me agotara fácilmente. Pasaban por mis manos 4 o 5 libros por mes y no era barato leer tanto.

Hasta que un día llegó a mi bandeja de entrada de Hotmail un enigmático correo el texto es el siguiente:

Estimado César:
Ve a tu parcela en las afueras de la ciudad, próximo sábado atento hacia el este en el cielo a las 03:11.
Iris.

Estuve a punto de borrar el correo inmediatamente porque la primera idea que se me vino a la cabeza fue que todo esto era una broma de algún conocido que buscaba burlarse de mí debido a mi afición por el tema ovni. No tenía pensado ir a la parcela ese fin de semana.

Sin embargo aquel sábado estábamos bebiendo y fumando un grupo de amigos alrededor de una fogata en mi parcela y mientras se acercaba la hora mi corazón latía cada vez más rápido con la secreta esperanza que algo sucediera. Llegó la hora y nada pasó. Eran las 03:12 minutos  y miraba disimuladamente el cielo ya que alguno de los presentes me podía estar gastando una broma y no quería que me viera mirando al cielo como un estúpido. Un minutos más tarde era mi intención mirar por última vez, cerrar el tema y asumir que era un tonto de manera que eleve mi vista al cielo y se veían 3 luces.

Inmediatamente le dije a los demás que miraran las luces, estábamos todos sorprendidos pero sin duda yo mucho más, ya que ellos ignoraban completamente lo del correo electrónico. Estuvieron suspendidas 2 o 3 minutos luego desaparecieron.

Esa noche nadie durmió.

En mi cabeza comenzó a resonar una y otra vez esa frase que me había dicho esa criatura «volveremos a vernos». Entendí que había cumplido su promesa, y que las luces en el cielo eran una forma de agradecimiento a la ayuda prestada, pero el tiempo me demostró lo equivocado que estaba. Ya les contaré por qué.

No hay etiquetas para esta entrada.

Entradas relacionadas

5 respuestas a «Los 2 años de espera»

Los reptiloides no están considerados nada benévolos, nos usan como su rebaño, por energía que producimos. Asi que ese encuentro no lo veo nada casual algo andan experimentando, tal como siempre lo han hecho. Por lo general hacen pruebas con óvulos y esperma humano y los mezclan con su ADN buscando crear un ser nuevo compatible con ellos. Hacen abducciones y bajo engaño y promesas de dones te sacan elementos de su interés y dejan dispositivos para controlarte. En este caso en particular pienso que están probando otro método, muy sutilmente están creando una relación entre el humano y la extraterrestres para ver si logran una copula. Se le puede prestar ayuda al amigo, ya que el control de esas situaciones se escapa de la conciencia que se maneja con un cerebro vibrando en Betha.

Estas noticias por lo inusual y a la vez tan coloquial, las convierten en alucinantes. Sin embargo considero que no podemos ser tan soberbios de creernos los únicos en el universo. Me gustaría tener algún contacto con estos seres……. pero, obviamente de los buenos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.