Categorías
Relatos

El primer contacto

Todo lo que relataré sucedió tal cual, no he agregado ni quitado nada.  Mi  nombre es César, vivo en la ciudad de Temuco en un país llamado Chile y tengo 28 años.

Hace unos años atrás, específicamente el año 2006, junto a mi novia y sus amistades explorábamos las regiones cercanas al volcán Michimahuida con una futura intención de hacer una expedición a este volcán. La vegetación en esta región es muy verde y abundante, hay muchos ríos, es un lugar muy hermoso. Veníamos de vuelta cuando ocurrió un incidente, una de las amigas de mi novia comenzó a vomitar, por suerte nada grave pero por precaución decidimos que se quedara un grupo en el lugar, y mi novia y yo iríamos a buscar las camionetas para luego trasladarla a un centro asistencial lo antes posible.

Aproximadamente a los 5 minutos de viaje ella vio a lo lejos una persona sobre unas rocas, a medida que nos acercábamos se hacía mas evidente que alguien había sufrido un accidente a unos 50 metros del camino. El acceso no era fácil pues había que bajar por una especia de ladera y luego subir hasta las rocas. Detrás de aquellas rocas había un denso bosque. Al llegar al lugar vi un cuerpo de una persona boca abajo que de vez en cuando movía sus manos como tratando de alcanzar algo.

Pregunté a la persona si estaba bien, estúpida pregunta, evidentemente algo estaba mal. Me acerque para ver el estado del accidentado cuando me llevé la impresión de mi vida. Puede ver que su cara estaba totalmente desfigurada, eso fue lo que pensé en un primer instante. Miles de pensamientos invadieron mi mente en aquel momento, poco a poco me estaba dando cuenta que estaba frente a una persona no humana, un ser de otro planeta. Me invadía el temor, una sensación de asco, estuve a punto de salir corriendo por donde había venido y fue en ese momento en que me calme. No sabia que hacer, nadie esta preparado para enfrentar una situación como esta. De pronto, esta criatura me habló algo que no entendí pero no había agresividad en sus palabras, entonces le ofrecí agua. Acto seguido dijo en perfecto español, y cuando digo español me refiero al de España la palabra, gracias.

Pude ver que aparentemente se había fracturado una pierna por la posición en que estaba. No sé si pasaron 2 o 3 minutos en todo esto pero la criatura volvió a hablar y dijo: «vete rápido vienen por mí, volveremos a vernos, gracias».

Volví como un rayo al lugar donde esperaba mi novia, quien había visto todo pero ella no entendía absolutamente nada cuando le pedía que corriéramos hacia los autos que estaban 1 o 2 Km. camino abajo y sin mirar atrás. Al llegar a los autos le conté los detalles de mi experiencia, pusimos las camionetas en marcha para volver a buscar a nuestros amigos. Al volver a pasar por aquel lugar el cuerpo ya no estaba.

Estaba muy asustado, y para cuando llegamos donde estaban los demás habíamos decidido no contar completamente la historia a nuestros amigos. Solamente dijimos que alguien se había accidentado más abajo y que se lo habían llevado sus amigos. No dimos mayores detalles que recuerde y tampoco nos preguntaron más, teníamos que evacuar a nuestra amiga que por cierto estaba casi completamente recuperada. Aun así era prioridad llegar al lugar habitado más cercano por precaución.

 

Entradas relacionadas

4 respuestas a «El primer contacto»

Saludos. Debes hacerte una revisión. Quizás tengas implantes. Ellos no hacen nada casual. El asunto es que los implantes no se ven en el plano físico, los colocan en el plano energético. Pero pueden ser igual quitados. Son elementos de control, con ellos te ubican facilmente y controlan la energía que fluye en tí, además de bloquear tu acceso a dimensiones donde puedes descubrir lo que ellos hicieron. Los reptilianos, junto a grises e inseptoides, por lo general operan como si nosotros fuesemos de ellos, su rebaño, y nos cultivan y estudian. Debemos liberarnos de su control. Este es el trabajo. Si gustas puedes escribir también al [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.